lunes, 20 de febrero de 2017

Auge de narcisismo en la era de selfis


Fue el bello y vanidoso Narciso, un personaje de la mitología griega, que era incapaz de amar a otras personas por tanto amarse a sí mismo y que murió enamorado de su propia imagen, quien inspiró el término narcisista.


Investigaciones realizadas desde 2009 hablan de una epidemia de amor propio en el siglo XXI, amplificada por el auge de las redes sociales.
A modo de diagnóstico social, Pat MacDonald, autora del libro Narcisismo en el mundo moderno, identifica un creciente sentimiento de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía. “Solo basta con observar el consumismo rampante, la autopromoción en las redes sociales, la búsqueda de la fama a cualquier precio y el uso de la cirugía para frenar el envejecimiento”, señala MacDonald, citada por el periódico español El País.


Aunque eso no significa que todos los que se toman una foto o se preocupan por su imagen sean narcisistas o tengan problemas sicológicos, estar muy pendiente de la imagen propia puede tener efectos colaterales dañinos, como el deseo frenético de ser visto, el miedo a no ser el centro de atención y una dependencia enfermiza a cosechar likes


miércoles, 15 de febrero de 2017

El preso más guapo llega a la pasarela

Jeremy Meeks, el guapo preso que saltó a la fama tras difundirse en las redes la foto de su ficha policial, desfiló en la Semana de la Moda de Nueva York para la firma Philipp Plein.

El modelo, encarcelado durante más de tres años por tenencia ilegal de armas y hurto mayor, se subió a la pasarela en la Biblioteca Pública de Nueva York (EEUU), en la que desfiló junto a conocidas estrellas del rap como Desiigner, Fetty Wap o Young Thug.

"Estoy intentando disfrutarlo todo y es un poco abrumador", dijo Meeks, de 33 años y padre de tres niños, al diario local New York Post.

El modelo vistió unos pantalones negros brillantes y un chaquetón del mismo color con una gran capucha con bordes de pelo, aunque también posó entre bastidores con su esculpido torso al descubierto, en el que sus numerosos tatuajes reforzaron su imagen de "chico rebelde".

Pese a su imagen y a su paso por la cárcel, los medios describieron a Meeks como una persona dulce y educada, a quien dijo no importarle su sobrenombre del "preso guapo". Comenzó su carrera como modelo en marzo de 2016 después de haber sido puesto en libertad. Ya tenía firmado un contrato con una agencia gracias a la foto de su ficha policial, que dio la vuelta al mundo.

jueves, 9 de febrero de 2017

Alex Limpias, Mister Internacional 2017 ya está en Tailandia


El representante boliviano Alex Limpias, Mister Internacional, ya se encuentra en la sede del certamen en la ciudad de Pattaya – Tailandia, junto a los otros 34 jóvenes de distintos países. En la imagen, los concursantes en la playa de la ciudad de Pattaya.

La final será el 13 de febrero en la ciudad capital, Bangkok.

miércoles, 8 de febrero de 2017

NO SE TRATA NI DE TRAVESTIR VARONES NI MASCULINIZAR MUJERES Moda sin género



El futuro de la moda desembarcó en el presente, y tiene un nombre propio: genderless. A tono con los cambios sociales que se vienen dando en relación con la igualdad entre los géneros, la moda responde con una nueva estética en los guardarropas, que no implica travestir a los hombres ni masculinizar a las mujeres, sino identificar el punto en donde ambos sexos confluyen, y fomentar un espacio estético en donde cada cual pueda sentirse libre.

Reconocidas marcas han presentado en las últimas pasarelas propuesta para esta tendencia, entre ellas Zara que lanzó este año su primera colección de ropa unisex bajo el nombre Ungendered, conformada por prendas de líneas sencillas sin diferencia de talles para uno u otro sexo.

Por su parte, firmas como Gucci, Prada, Givenchy, Dsquared2, Calvin Klein, Dior, Kenzo, Prada, Etro, Dolce&Gabbana, Moschino, Marni dejaron en claro que la moda sin género no tiene que ser necesariamente minimalista. En sus últimas colecciones combinaron ideas contrapuestas, como lo romántico y lo kitsch, con resultados impecables. Además, los modelos masculinos fueron introducidos en los desfiles de ropa femenina, vistiendo prendas de color rosa y verde menta, bordados delicados y telas históricamente femeninas, como el encaje y el satén. Las chicas lucen cabezas rapadas y los chicos rostros lampiños de pieles impolutas. Incluso fueron un paso más allá al darle gran protagonismo en la→ →pasarela a modelos transexuales como Andrej Pejic, Lea T. y Hari Nef.

Laureano Mon, consultor de tendencias, sostiene que "las marcas ya no tienen la posibilidad de proponer identidades estandarizadas, sino que tienen que acompañar los cambios que vienen ocurriendo en la conceptualización social, etaria y de género de los consumidores. Esta tendencia global representa un gran desafío para la industria de la moda, porque ya no tiene la potestad de predefinir las identidades de sus clientes, decirles qué tienen que usar. Las nuevas identidades son reversibles y las marcas deben responder a ese constante movimiento en el que están inmersos sus clientes en relación con lo que son y cómo se ven. Tienen que colaborar en esa búsqueda permanente".

Uno de los voceros de esta tendencia en el panorama nacional es Emiliano Blanco, director de la firma Kostüme. Blanco afirma que esta forma de vestir compone la identidad de su marca desde el origen, y que su propuesta "no es igualar a los hombres con las mujeres, o que las colecciones sean neutras para que funcionen en ambos sexos, sino darles un carácter propio que los diferencie del resto. Nuestra idea es correr el límite de lo establecido y proponer una diferencia real, no sólo por la ropa en sí, sino por el espíritu que Kostüme desarrolla".

Un estilo reinterpretado

La conceptualización del género viene cambiando desde que Coco Chanel revolucionó el vestuario femenino, a comienzos del siglo XX. Otros, como Yves Saint Laurent en los 60 o Calvin Klein en los 90 se han animado a reformular la idea de un vestuario unisex, apostando a siluetas mixtas y andróginas. Pero recién en la actualidad el experimento está dando indicios de no ser sólo un gesto excéntrico sino una tendencia que va de la mano de cambios sociales más profundos, y que la industria de la moda está dispuesta a recibirla con los brazos abiertos.

No se trata de introducir un pantalón masculino en el armario, al mejor estilo Annie Hall, para apropiarse de esta nueva tendencia, sino de una reinterpretación de los conceptos de hombre y mujer como modo de clasificación, por lo que tiene más que ver con una cuestión sociológica que con las prendas que usamos.

En este sentido, los millennials son los grandes protagonistas de estas transformaciones. La mentalidad de los más jóvenes es inclasificable tanto en términos estéticos como sexuales, y eso los convierte en un desafío permanente para la industria.

Los referentes de la nueva generación -como Miley Cyrus, Harry Styles y Tavi Gevinson- juegan con la ambigüedad y evaden cualquier intento de encasillamiento. Celebridades como Jared Leto y Kanye West se pasean con prendas femeninas de Céline o Gucci, y el líder de One Direction usa jeans de una firma femenina "porque le sientan mejor".

Moda sin género

En esta nueva tendencia el hombre rescata prendas del armario femenino, descubre que las pieles, además de abrigar, tienen un punto muy varonil, y que las pueden adornan gorros de lana. Una vez más, la moda sin género toma protagonismo. •